Consejos para el cuidado de la piel de los esquiadores

Llega el invierno, el frío y la nieve. Es hora de buscar en el trastero los esquís y planear una escapada a alguna estación de invernal para disfrutar de la montaña y practicar un poco de deporte. Si eres habitual de este deporte, llevarás una crema de protección solar, pero en caso contrario puedes caer en el error de pensar que, como no sientes calor, el sol no puede afectar a tu piel. Igualmente, piensas que, al sentir frío, tu piel no se deshidrata.

Pues nada más lejos de la realidad. El sol afecta e incide de manera más directa en tu piel cuando estás a gran altitud, donde la radiación ultravioleta es mayor. Además, el frío y el viento provocan una fuerte deshidratación.

Por ello, además de tu filtro solar, te recomendamos que apliques el tratamiento Mel13 dos veces al día cuando vayas a la montaña y a la nieve, ya que el filtro solar reduce la penetración de la radiación solar en la piel, pero tan solo se trata de un efecto parcial. Por tanto, además del filtro solar, es muy importante proteger las células de nuestra piel del daño que inevitablemente se va a producir.

Para proteger nuestra piel está el excepcional tratamiento protector y regenerador celular avanzado a base de Melatonina y Coenzima Q10 que ofrecen las cremas Mel13.

Debes poner especial atención a las zonas de la piel más expuestas al sol, especialmente aquellas personas que practiquen el esquí. Estas zonas más expuestas son las que los dermatólogos denominan zonas acras: punta de la nariz, orejas y labio inferior.

Antes de aplicar tu protector solar, aplica generosamente Mel13. A continuación, 30 minutos antes de la exposición, aplica el protector solar y repite cada 30 minutos para proteger la zona. Una vez hayas acabado la exposición al sol, hidrata tu piel de nuevo con Mel13, que además favorece la actividad y la regeneración celular gracias a su riqueza en melatonina.

Además, cuídate también por dentro. Aunque no tengas sensación de sed, dadas las bajas temperaturas, debes beber agua periódicamente, para evitar una deshidratación de tu organismo y de tu piel.

Intenta no sufrir quemaduras y, aunque con la piel morena te veas más favorecido, recuerda que el bronceado no es sinónimo de salud y no debería serlo de belleza. Se trata de un mecanismo de defensa de la piel ante la agresión solar. El sol es un gran aliado, pero puede convertirse en el peor de los enemigos.

En definitiva, aplica el sentido común, protégete el máximo posible, ya que la exposición al sol es ineludible en el caso de deportes de montaña y usa las cremas Mel13 para proteger las células de tu piel.