6 Consejos para proteger tu piel del frío con MEL 13

Llega un nuevo cambio de estación: el otoño. El frío se aproxima y esto conlleva que nuestra piel se vea expuesta a condiciones que pueden llegar a ser dañinas. No sólo el sol del verano perjudica nuestra dermis, sino  también el frío, así como otros factores como puede ser la contaminación,  hacen que la piel sufra daños profundos. Además, el frío reduce el flujo sanguíneo cutáneo, reduciendo la nutrición de la piel, su metabolismo, capacidad de regeneración, etc.

El frío también puede provocar la aparición de urticaria al frío, eritemas, eccemas… por lo que el uso de MEL 13, tratamiento protector y regenerador celular avanzado a base de Melatonina y Coenzima Q10, puede ayudarte a superar con éxito todos estos trastornos que las bajas temperaturas pueden causar en tu piel.

Aunque la aplicación de las cremas MEL 13 es un gran preventivo de estas patologías, hay otra serie de precauciones que se pueden tomar para evitar que el frío cause estragos en nuestra piel.

1.- Protege tu piel de las inclemencias meteorológicas. En el exterior, el frío, las lluvias, el viento, la contaminación… inciden directamente en tu piel, por lo que es recomendable que uses gorro y bufanda, para proteger la mayor parte de la piel de tu rostro. Intenta usar prendas que sean traspirables.

2.- Hidrátate aunque creas que no es necesario. La sensación de sed es menor con el frío, pero esto no significa que tu cuerpo esté bien hidratado. Bebe agua frecuentemente. Recuerda que el frío baja la humedad del aire y tu piel se resecará con más facilidad.

3.- Limpia tu cara a diario. Aunque sudes menos que en verano, tu piel se ensucia tanto o más que en la estación estival por lo que, la limpieza diaria de tu cara es fundamental, mañana y noche.  Además, haz una limpieza en profundidad, al menos una vez a la semana, para eliminar todas las células muertas que pueden estar evitando que tu piel esté sana.

4.- Huye el agua caliente. A pesar de que en invierno siempre se agradece, no conviene abusar del agua caliente porque perjudica la epidermis y es mala para la circulación. Tras la ducha se aconseja terminar siempre con agua fría para reactivar la circulación con el contraste.

5.- Ojo con los cambios bruscos de temperatura. Al entrar y salir de locales con calefacción, la piel sufre una variación de muchos grados en pocos segundos, lo que es nocivo para la dermis. El paso del frío al calor o viceversa es perjudicial.

6.- No olvides de usar tus cremas MEL 13 Sérum, MEL 13 Eyes, MEL 13 o MEL 13 Plus para mantener tu piel hidratada y regenerar las células de tu piel. La dermis es el órgano más grande de nuestro cuerpo y el que está en mayor contacto con el exterior, así que debe ser la primera barrera de defensa.